Del Mercado a la Mesa

Visita al Marché + Clase de Cocina Francesa en París

6 horas
todo el año, excepto
los lunes
almuerzo con vino
con o sin guía
PT - ES - EN

LO QUE NOS TRAE AQUÍ
En el corazón de la vida parisina, los “marchés” son lugares no sólo de compras pero también de convivencia y ocio, constituyen la espina dorsal de la gastronomía francesa.
Estos mercados reflejan verdaderamente la vida de cada barrio de París y son una gran oportunidad para descubrir los hábitos culinarios y productos que hacen la reputación de Francia en el mundo. Son el lugar perfecto para vivir el día a día de los parisinos y ver la ciudad por dentro.

 

LO QUE VA A PASAR
A las 9 de la mañana, encontraremos con el chef, dejaremos nuestras cosas en la cocina y con la cesta en la mano y un menú en la cabeza vamos al mercado a descubrir los ingredientes de la estación.
Elegimos los productos que entrarán en la preparación de nuestras recetas y volveremos a la cocina, donde todos pondrán la mano en la masa para crear juntos un delicioso almuerzo.
Durante la preparación se abordarán la utilización correcta de los utensilios de cocina – cuchillos, fouet, bolsas de confitería – las técnicas utilizadas, la cocción y la presentación.
El menú cambiará según las estaciones del año.
El menú se compone de un “amuse bouche”, entrada, plato principal, queso y postre. El vino será elegido para armonizar y acompañar la comida.

 

LO QUE ESTÁ INCLUIDO
– Visita y compras en un encantador mercado de París
– Clase de cocina
– Almuerzo: amuse bouche, entrada, plato principal, quesos y postre
– Vino
– Libreto de recetas

 

LO QUE PUEDE SER INCLUIDO
– Productos especiales no presentes en el mercado como: trufas, caviar, y otros
– Vinos especiales
– Menú o temas específicos

DONDE VAMOS
lo sabias ?
Napoleón caminaba regularmente en las calles de la capital acompañado de sus secretarios. Penetraban, anónimos, en los grandes y bulliciosos mercados de la ciudad. Buscaban mezclarse y tirar conversación con los comerciantes. El Emperador les hacía siempre la siguiente pregunta: "¿Qué piensas de aquel fanfarrón del Bonaparte?" Y quedó encantado el día en que alguien le reprochó por usar un tono tan irreverente para hablar del emperador, amenazándolo con una buena corrección.

Escríbenos para reservar o personalizar esa experiencia

TELÉFONO / WHATSAPP